miércoles, 14 de octubre de 2009

efectos secundarios de una comida pesada.

No sé si ha sido la fabada asturiana y sus efectos secundarios o que realmente he tocado fondo.

Me encanta tocar fondo, es la única forma de aprender algo en esta vida, aunque como ser de costumbres fijas, tiendo más a ir a mi bola. Pero si una cosa tiene buena, es que ahora solo toca subir, es un tiempo de paz espiritual para valorar lo que vale y no vale la pena: ser, hacer, sentir u olvidar.

Desde la cima sólo puedes temer el caer, el suelo es el momento para cargar las pilas con tranquilidad y empezar a decir: estoy aquí y en breve volveré.

Me quedan 15 días para decir ¡HE VUELTO! Y TENGO UNAS GANAS……

Venga y ahora la anécdota divertida.

Con 12 años ya tenía el cuerpo que tengo ahora pero la inocencia de una niña y como era yo muy campechana pues me paseaba con una camiseta de herramientas que justo a la altura de las tetas rezaba.... Tengalas a mano. Y claro los chicos de octavo (14) se intentaban aprovechar de mí. Lo triste es que yo vivía en la inopia y era incapaz de relacionar la frase de la camiseta con los abusos de mis compis.

PS. sigo en la inopia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario