lunes, 28 de diciembre de 2009

Hola Tuyo Borja,


Ese final en tus escritos me recuerda a los amantes de antaño, en los que una agenda negra y dos copas de cava solucionaban cualquier situación.

Hoy en día nos dedicamos a despedirnos con un simple A10 (adeu) o un banal chao.

Un día las mujeres decidimos que no continuaríamos siendo las princesas del cuento de hadas para pasar a ser capitanas de nuestras vidas, y con ello en ocasiones matamos el romanticismo y todos los pies de carta con algo de estilo.

No obstante, y tras años de banalidad, tu pie de página incluyendo un “tuyo” sí que resulta como una suave brisa en una noche de verano.

Vuestra Àngels.

No hay comentarios:

Publicar un comentario