miércoles, 13 de enero de 2010

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL AMOR...

Hay parejas que se quieren toda la vida, con un amor pausado y confortable (joder, suena a anuncio de calefacción), gente sencilla a la que la compañía del ser amado le causa descanso.

Hay parejas que tuvieron un momento de amor en el pasado y que continúan juntas esperando a que esa sensación vuelva. Tienen hijos son infelices pero se conforman.

Y luego estoy yo y muchísima gente como yo, gente individualista, territorial y ambiciosa, a la que le gustan los fuegos artificiales y no nos conformamos con una vida apacible y tranquila, pensamos que son otros lo que deben tener hijos.

El mejor amor, el que entregas sin esperar nada a cambio.

No tengo ni idea de que me pasa para tener tantas ganas de escribir, supongo que me estoy evadiendo de los estudios. Venga nena ponte ya.

1 comentario:

  1. Siempre esperas que te quieran, se trata de fascinación mútua.
    El ser humano es polígamo por naturaleza lo de defender una relación es cuetión de convicción y esfuerzo, difícil de apoyar cuando hay fuegos artíficiales que te hacen mirar hacia otro lado. Y los hijos; un descomunal y categórico chute de amor incondicional(si uno lo cuida).
    Lo difícil es DECIDIR, como tu has hecho, si luchar por preservar un vínculo o por defender la independencia. Sobre todo cuando ese vínculo no tiene mas inconveniente que el de sentirse uno traidor al desear de vez en cuando ir de feria en feria tomando lo que surja sin realmente buscar algo.

    ResponderEliminar