jueves, 7 de enero de 2010

MY SONG.

Sentir, vivir, rozar, pensar, meditar, huir, volver, hablar, callar, bostezar, mirar…. Yo bailaba constantemente, sin pensar en nada más, era feliz como hacía tiempo que no lo era. Al fin era una persona física. Existía, bailaba y disfrutaba, sin pensar en nada más. Quizá el tiempo se me agotase, pero era mi canción la que ascendía por mi cuerpo, haciendo que vibrase a su ritmo. Qué más daba que fuesen 5 minutos. Pude captar cada acorde. Mis manos volaban intentando acariciarla sin conseguirlo, pero sí notando un cosquilleo en mi piel. Al final acabó como todo en esta vida.

Corrí a la tienda y me compré el CD. Sabía que esa melodía me acompañaría durante toda la vida, aunque sólo fuese con un tarareo repentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario