domingo, 24 de enero de 2010

Vuelvo de un lugar soleado.

cuando te miro y me preguntas en que pienso, realmente no estoy pensando en nada, disfruto de un momento Homer Simpson. Estudio cada detalle de tu cara, tus labios, tu sonrisa, tus ojos.

Por eso querida cobaya mía deja de preguntarme cosas con la mirada. Dios al final seré como una de esas piradas que hablan con sus gatos. Lo mío es más grave aún. ¡¡¡¡¡HABLO CON ROEDORES!!!!!!!

JA JA JA

No hay comentarios:

Publicar un comentario