domingo, 28 de febrero de 2010

Mi apellido

En algún momento u otro de mi vida cuando he estado saliendo con alguien me he imaginado la combinación de los apellidos y jamás de los jamases me han parecido atractivas. Una buena razón para no tener hijos. ja ja ja. Me gustan mis apellidos el primero y el segundo, pero sobre todo el primero. Desde que en este país es posible poner el apellido de la madre delante, según una modificación del código civil de no sé que año, el conjunto de apellidos me siguen pareciendo un atentado al buen gusto, no obstante estoy muy a favor de que el apellido de la madre vaya delante. Al fin y al cabo somos nosotras las mujeres las que cargamos con el mochuelo durante 9 meses, además nosotras con un óvulo ya está, ellos necesitan miles de espermatozoides que salen disparados a la carrera en busca del óvulo perdido. Qué no está perdido, está al fondo a la derecha!!!!. Y claro como son incapaces de preguntar la mitad se quedan por le camino exhaustos al dar vueltas en círculos. Cuando al final llegan al óvulo tienen que intentar colarse dentro, esto debe de ser como las 5 citas necesarias antes de tener sexo con un chico que te gusta. El óvulo está ahí super duro en plan, tío que te acabo de conocer que no entras, cenemos primero cómo mínimo y así te conozco un poco, o también debe decir contigo no bicho, ni contigo y contigo tampoco.

Por eso de cada vez tengo más idealizada la idea de ser madre soltera.

algún día en algún lugar supongo que tendré que acabar con mi vicio favorito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario