lunes, 15 de marzo de 2010

mi pequeña caja de bombones amarilla.

Al final mi coche estaba tan sucio que tras el agua han seguido quedando manchas, pero por lo visto ha valido la pena mi arduo trabajo con el agua y la espuma, un Sr. en un semáforo me ha hecho el gesto de Ok con su mano. Me encantan los cincuentones en descapotables y si son guiris más, esos si que son happy flowers. A veces me acuerdo cuando era yo la del descapotabiol mi coche llamaba tanto la atención y además era tan happy, que cuando me ponía en plan energúmena por temas de tráfico me daba vergüenza por lo que significaba el coche y yo estaba rompiendo con mis gritos. HOMBRE TENÍAS QUE SER, PON EL ?8&/()& INTERMITENTE. Mi pobre escarabajo del 79 se ponía de los 1 a los 135kh en dos segundos, cuando me compré el automático y tenía ambos coches el pobre escarabajo lo pasaba fatal, ponía primera, ponía segunda y ya no volvía a cambiar de marcha, como siempre llevaba la música a toda mecha pues no me solía enterar de que el motor sufría. ja ja ja, y yo toda acelerada por la autopista.

Al final lo vendí, me fastidiaba tener que estar en la disyuntiva de elegir que coche coger, me daba pena ver que dejaba uno de los dos y el que se quedaba en casa, me parecía oscuro y triste.

También es curioso que el escarabajo me gustase más sin restaurar, cuando lo compré tenía el amarillo comido por el sol y la capota estaba destrozada, pero me gustaba el rollo de coche setentero de verdad, lo podía dejar aparcado en cualquier sitio y ni me molestaba en poner la capota cuando lo dejaba aparcado, cuando el coche estuvo restaurado y lo llevaba, me daba la impresión de estar comiéndome una tarta de chocolate vestida con un traje blanco y joder, yo soy la persona que siempre se mancha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario