lunes, 12 de abril de 2010

PROTECCIÓN.

Si no nos gusta nuestro aspecto, podemos modificarlo, ya sea con dolorosas operaciones, ya sea con una tarde de mimos y peluquería, si queremos ser madres también tenemos un amplio abanico de anestésicos en el que tapar nuestro dolor.

Pero, es bueno esconderse tras un valium para no sentir dolor???

Como decía Sabina es mejor curar las penas con pan, superar una crisis con medicamentos es como matar moscas a cañonazos, nuestro cuerpo y espíritu es sano y necesita sentir para no volver a cometer ciertos errores.

Cuando mi papá se fue me escondí y la superación no fue demasiado complicada, simplemente dejé de sentir, vivía tras una gran barrera y el dolor me perseguía pero no lograba alcanzarme, no aprendí nada de esa situación, no aprendí el valor de la muerte.

Cuando me separé volví a esconderme, no me permití sacar el provecho de esa situación, no me paré a analizar todos los cambios que tenía en mi vida, simplemente los cargué en mis hombros y continué con mi día a día.

No vale la pena esconderse, la vida nos pone frente a ciertas situaciones para superar obstáculos y no para saltarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario