jueves, 10 de junio de 2010

Estoy deprimidísima.

El otro día.... mmmm qué gran noche, conocí a un chico, tomamos unos mojitos y conectamos, la conversación fue en rápido avance, desde el último modelo de mercedes, hasta el cambio climático, pasando por las soluciones para salvar el mundo frente a la crisis. Qué pena que no recuerde la fórmula, l'acoul.....

Al día siguiente fuimos al cine, fue TAN ROMÁNTICO, hacía tiempo que no me sentía tan bien con un chico. Todo detalles para que me sintiera cómoda, era como llevar encima una compresa de esas finas y seguras....

El lunes vino a cenar a casa, mmmmmmm, es que no puedo más que suspirar, pero que bonito es todo, se acercó tímidamente y nos besamos. Aún recuerdo los fuegos artificiales en mi estómago. Delicioso. Qué chico tan dulce, educado y atento.

Pero ahora estoy aquí en casa, deprimida y sorprendida, acabo de volver de pasar 10 minutos en la playa con el.

Qué guapo que es, cuando se ha subido la camiseta he podido recordar su tableta de chocolate, yo me decía a mí misma, pero que chico tan mono!!!!! El problema y la razón de mi depresión ha sido cuando se ha bajado los pantalones. LLEVABA UN TANGA AMARILLO!!!!!! Mi principe se ha convertido en una pesadilla. Seré capaz de encontrar alguna vez el amor???? bueno creo que si en realidad es el podría mudarme a Alaska y así no tener que pasar jamás por tal bochorno.

(todo ficción)

No hay comentarios:

Publicar un comentario