miércoles, 23 de junio de 2010

Noche mágica, tiempo para llevar toda la documentación de la hipoteca a la playa y quemarla, una vez hecho esto.... quién sabe, quizá descubrir un amor de verano.
Eso sí que no dure más de una semana que este es mi verano y lo quiero pasar en grande, amores con fecha de caducidad para una semana max.

Cuan bonita sería la vida con amores de invierno, en verano época de rebajas y sangrías sería un buen momento para acoger un amor de invierno. Pasar el frío juntos debajo de una mantita, con caricias y arrumacos a destiempo... deliciosas caricias que resbalan por la espalda, se frenan un instante y después continúan hasta dónde la espalda pierde el nombre.

Amores de invierno, navidades en familia, excursiones por la montaña y una canción de the beatles de fondo. Y para cuando llegase el verano pues a otra cosa mariposa. Quitamos telarañas, disfrutamos del verano y quién sabe quizá vuelva a surgir un nuevo amor, con un tacto diferente pero en el fondo parecido. ........ y así hasta el final de los días.

1 comentario:

  1. me cambiare de nombre en invierno, de nombre en verano, me reinventare con cada estación para ser cada una de ellas ese nuevo amor que te llene de libelulas el estomago..

    ResponderEliminar