lunes, 12 de julio de 2010

callamos

Para no romper el más bello de los silencios. Aullamos cuando queremos se escuchados, aunque a veces las palabras no son fáciles de expulsar. Por lo que seguimos callados, esperando que alguien sea capaz de tener la suficientes sensibilidad como para leer nuestra alma.

Tras una pose segura puede haber una niña asustadiza, buscando su reino encantado, tras una puerta de cristal de la que se puede salir pero cuesta entrar.



Día de banderas y buen humor, día de locuras de media tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario