jueves, 15 de julio de 2010

El habito no hace al monje....

pero condiciona......

de qué nos enamoramos de esencias o de presencias? nos solemos enamorar de presencias, pasado el tiempo podemos contemplar los cambios de esa presencia a mejor o peor, porque amigos míos, tras un tiempo la presencia importa menos y nos dejamos seducir por las esencias....

Esencias que pican, esencias que acarician, esencias y básicamente son eso ya que la presencia se fué o jamás existió, pero gracias a un griego que murió hace demasiados años somos capaces de vivir soñando con grandes esencias. En un segundo puedes crear un vinculo con alguien que te puede acompañar toda la vida y en cambio puedes tener una presencia durante años y no captar la esencia. Jopetas que me he hecho un lío!!!!!

Bueno que hoy llevo un vestidito de nenita y mi imagen al exterior es de personita dulce, aunque estoy pensando que quizá el hecho de acostarme a las 00:00h y no haberme dormido hasta las 02:00h sea lo que condicione mi estado y no mi vestido.

Un segundo os puede subir a los altares, una vida os puede hacer bajar a los infiernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario