jueves, 1 de julio de 2010

FANTASÍA

A veces sólo necesitas decir una cosa para saber que no la quieres para ti. Lo piensas y te parece maravilloso, pero cuando lo dices en voz alta, te das cuenta que no.

Es como estar abrazada a alguien y pensar estaría así en esta postura siempre, lo dices y de repente algo en tu interior te obliga a soltarse, a liberarte.

Hay grandes romances que sólo duran unas horas, te creas una isla desierta y todo lo demás está tan lejos... Sólo hay dos personas amándose, no hay hipotecas, ni amigos, ni vidas, solo hay piel y sentimientos, no hay preguntas, no hay nombres. Sólo besos y mucho sentimiento.

Todos tenemos una isla y a veces la compartimos durante un tiempo con alguien especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario