sábado, 17 de julio de 2010

gato y otras historias sin sentido.

Mi mira, me observa, cada pequeño movimiento que hago con mis manos, mi pelo, mi cara.... De repente se siente observado, el cazador cazado y mira hacía otro lado, como si la cosa no fuera con él, al volver a la vida contemplativa de su visión favorita, me mira con cara de pena. Ok, me has cazado, pero JOPETAS, es que no tengo nada más que hacer que mirarte. Por lo que capto la indirecta no soy su contemplación favorita, soy la única que tiene a su alcance.

Gatito, yo también te quiero.

Día de playas y saraos, sal en mi piel, arena en mi pelo, las caricias solares quedaron lejos, mi presente es de tipo felino, mi futuro por descubrir.

Todos apostaron, se dejaron la piel para ganar el dinero que perdieron en un minuto, a veces llegar tarde es una fortuna, a veces llegar a tiempo es la pérdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario