sábado, 24 de julio de 2010

INTERIOR

En el interior de la palabras, hallarás la respuesta que necesitas para continuar con tu camino. Una vez dicho esto se marchó, jamás me gustó que me dejasen con la palabra en la boca, pero me quede tan absorta en mis pensamientos que no me di cuenta de su partida hasta minutos después después.

El interior de las palabras, a qué palabras se refería, pensaba en eso mientras daba vueltas sin sentido a un café que ya estaba demasiado frío como para aliviar el frío que se había instalado en mi interior, hacía un año que tenía frío y daba igual que fuese verano, invierno, sentía el mismo frío en la calle que en casa. Quizá mi queja continua, quizá estuviera allí la respuesta que estaba buscando a esa gran frase. Pero mi queja tenía una base fundada, no, no podía ser eso.

El interior, había tirado el helado café y tenía las manos rojas por la acción del agua caliente, no sentía nada pero mis manos se estaban abrasando, mi falta de sensación de calor me hacía una mujer que debía tener precauciones, pero estaba distraída. Las aparté del chorro de humeante agua al notar el dolor. Me había abrasado las manos en balde, seguía sin saber la respuesta.

Decidí llamar a mi mejor amiga para ver si ella era capaz de ayudarme con el acertijo, ella estaba igual que yo, qué podía residir en el interior de la palabras que no se pudiera percibir con sólo escucharlas....

Al final decidí dejar de pensar en ello, decidí continuar con mi vida, el se había marchado y gracias al acertijo había pasado tanto tiempo pensado en la frase que la transición había resultado de lo más fácil.

Quizá allí estaba la respuesta. Se me había olvidado que había partido por un viaje, cuando lo vientrar por la puerta y tras un gran abrazo, le pregunté cuál era la respuesta del acertijo. Me dijo que sólo era una frase que le había gustado como sonaba.

Había malgastado un tiempo valioso por dar importancia a una cosa sin importancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario