jueves, 15 de julio de 2010

Lamento

La opción era mía y sólo mía, elegí la puerta nº 3, a sabiendas de lo complicada que sería la salida, pero, qué gran entrada aquella, un gran momento en mi vida.

Que con el tiempo he logrado dejar atrás.

Dejamos atrás amigos, sentimientos y sensaciones, pero algo que siempre llevamos con nosotros son los momentos en que algo, una olor, una canción, un no sé que.... nos hace volver al punto de nuestras vidas que dejamos atrás.

Por muy mala que sea la travesía, la olvidaremos, sólo recordaremos los buenos momentos vividos, mi mano acariciando las olas y alguna canción del glorioso Sinatra de fondo.

Cuantas grandes puertas cerramos para abrir nuevas ventanas y así poder continuar, a veces, deberíamos exigirnos los procedimientos que conlleva pedir una obra mayor para hacer el hueco de la ventana cada día más grande. En los espacios pequeños siempre nos podemos mover mejor, no crees???? Aquí, ahora y en cualquier lugar. siempre todo será del color que tengas tus gafas de sol, no pienses demasiado, la vida realmente no hay que tomársela tan en serio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario