martes, 10 de agosto de 2010

MALSOFRIDA

YA NO VIVE AQUÍ.

Hace un año inicié un camino con esta nueva herramienta, hablar, hablar y hablar sobre cosas de la vida pero sobre todo sobre banalidades, me lo he pasado muy bien durante esta etapa a la que hoy he decidido poner un cierre.

CORRER

Seguimos yendo tan rápido que si alguien se nos planta delante y nos dice que nos ha añorado tras dos citas maravillosas nos agobiamos, pensamos que quizá sea un psicópata y que sería mejor huir de ello.

Pensamos que ya nos viene justo cuidar de nosotros mismos como para tener que cargar con el amor incondicional de esa persona. Aunque por otra parte ya tenemos experiencia y como leí en una de esas novelas de chicas, existe otro catálogo de hombres con nuevas categorías entre las que está el hombre Champanye, el que se infla con fuerza para al final acabar vacío. Por lo que te encuentras en la disyuntiva de pensar...

A: Psicópata.
B: Hombre inocente con ganas de otorgar amor.
C: Maldito hombre champange que hace que te confies para después dejarte enamorada y desconcertada.

El tipo de hombre A, es fácil de descartar, pero como podemos ser capaces de diferenciar entre un hombre B y un hombre C. La clase C es de lo más peligrosa, hace que te confies, que habras tu alma y bajes todas la defensas en tu poder, el seductor por excelencia que sólo quiere conseguirte, a estos si somos capaces de resistir, debemos hacerlo, su compañía mientras está luchando por nosotras es de los más entretenida, grandes cenas, interesantes conversaciones. El problema está en que nosotras seamos capaces de resistir impasibles a sus encantos, si tenemos algún momento de flaqueza es mejor salir corriendo, ellos cuando llegan a la primera base, buscan nuevos objetivos.

Los hombres C, no quieren tener sexo en la primera cita, les gusta ganarselo poco a poco, saben que en confianza las mujeres podemos ser maravillosas. Aquí la historia está en romper sus planes. No lo hacen a proposito, cuando están luchando por nosotras realmente creen que podría ser bonito, el problema es que su ansia de victoria no les permite disfrutar de ello.

lunes, 9 de agosto de 2010

DE BAJAS Y OTRAS TONTERÍAS.

Tras casi dos semanas con el aire acondicionado a unos 15 grados y haber cogido el peor catarro de agosto, hoy he decidido ser práctica, he puesto un calefactor debajo de mi mesa en el trabajo. Con medidas absurdas el ser humano tiene que utilizar su ingenio el absurdo también.

Al fin la razón ha bajado a la planta baja de mi edificio en forma de jefe supremo, a veces los adultos somos peores que niños de teta, incapaces de vivir en sociedad, si nosotras nos quejábamos de frío el de mantenimiento nos acusaba de ser premenopausica, joder que tengo 36 años y muchos óvulos rondando por mi interior, bueno papá ha puesto ordén y todas las máquinas se han puesto a 24 grados.....

Tras casi rociar a un cliente con mis producto interior bruto en forma de moco, una compañera me ha dicho que me vaya y que no vuelva hasta que esté mejor, entre la insistencia de una y lo cansada de otra, osea yo, he acabado haciendo una cola interminable en el centro médico.

Cuando llevaba una hora me he preguntado por qué sigo pagando un seguro privado si las colas son peores en la seguridad social. Mientras esperaba, he mirado el numerito que me han entregado, lo he doblado tantas veces que al final estaba hecho trizas, he recordado que en una ocasión me comentaron que eso era deseo sexual, al final, creo que son más nervios que ganas de follar, ya que desde que estoy en baja forma pulmonar no tengo ganas de nada. Tras una hora y media ha sonado mi turno, he entrado con mi vestido, ostras no había hablado de mi vestido estilo vintage que llevaba puesto hoy, le verdad es que iba mona hoy, eso sí con cara de estar muriéndome....

El médico me ha preguntado que qué tal estaba, yo le he contestado que muy bien gracias, a lo que me ha dicho entonces que hace aquí una niña tan guapa como tu. (de verdad que les pasa a los hombres, yo sigo siendo la misma de siempre....) me ha pedido que me quite capas de ropa para escuchar mis pulmones, no recuerdo que gracia ha dicho sólo que me ha dado un ataque de risa y han salido todos los demonios pulmonares. Al final casi me ha sacado la talla de sujetador, a lo tonto, me ha asegurado que seguro que tenía a alguien que me cuidaría bien yo le he contestado que sí, mi gato, bla, bla, bla, soy divorciada, bla, bla, bla, tomamos un café, bla, bla, bla, mejor cuando esté recuperada, bla, bla, bla.

Estoy en estado de shock y muy medicada. tengo unas ganas de estar buena!!!!!


jueves, 5 de agosto de 2010

Chistorra.... why not...


O la gente miente con su edad, o la hay mucha gente cascada.

Hombre de 41 años con apariencia de ser mi tatarabuelo se interesa por mí. Yo pienso, ok la gente cuando miente suele decir números más enteros, 40, 45 etc. Pero no, el insiste en que tiene 41 por lo que tras un grandioso WHAT, me pregunto si le habrán retocado la foto los de la revista Cuore, habéis leído, pero que digo!!!! si esa revista no tiene apenas texto, habéis visto alguna vez esa revista. Es una de esas cosas que me sacan de mis casillas, joder no podemos tener alguna prensa rosa real, el Hola es imposible todas tienen retoques y no tienen ni un puñetero poro en la cara, las mujeres de 60 años se podrían venir conmigo de copas y encima le preguntarían si yo soy su madre, en cambio los de cuore intentando que nos sintamos normales las chicas Dove, ponen celulitis imposibles en culos perfectos, arrugas extrañas etc. etc.

Pero bueno lo que sí me gusta del Cuore (jopetas hablo con una jesi) es el Mateo. Mathew, es un tipo que está como un queso de leche cruda, al que te quieres comer de forma lenta y pausada, castaño claro, morenito de piel y con una sonrisa picarona siempre en su cara, esta revista te lo muestra siempre bebido y abrazado a cualquier cosa que tiene cerca, Ok a las mujeres no nos gusta ser trozos de carne, pero sinceramente si Mathew quiere chistorra yo me conviertiré en el más cutre de los manjares con tal de disfrutar de este fabuloso actor. Joder, como se me va la pinza.



El se encerraba cada mañana en su estudio y ella durante los últimos 40 años se dedicaba a convocar 4 o 5 personas en su casa para que el pudiese mostrar su arte, era un gran escritor llegando a pensarse un dios de las letras, digno de ser escuchado cada noche, tras una ligera cena, al principio las cenas era copiosas pero tras notar que los oyentes se quedaban dormidos, ordeno a su mujer que los manjares fueran frugales.

Ella no tenía vida, vivía a la sombra del gran genio, no era una Gala adorada, solo una simple chica de pueblo que se enamoró demasiado joven de un hombre, que con los años había dejado de mirarla como una mujer, no se sentía querida y temía cometer el más mínimo fallo ya que su gracias no existía pero su ira era bien conocida por sus carnes, ya cansadas de tanta velada con lectura.

No tenía salida, no sabía vivir de otra forma y en el fondo seguía enamorada y soñando con los paseos cuando ella era una diosa adorada por su hombre, cuando llegar a final de mes era una odisea y no un pasar de los días. Permitió a las amantes e incluso se dejó convencer para participar en los delirios de su hombre a la hora de estar con dos mujeres, a él le gustaba emular el pasaje de la fonda del Quijote y las hacía vestir como vulgares rameras de antaño, le gustaba tocar sus duros pechos tras la fina blusa, con el tiempo sus pechos dejaron de ser turgentes continuaba siendo atractiva pero la gravedad y los años habían hecho su trabajo con demasiada premura.

Podría haber tenido amantes, jovenes escritores que se dejaban seducir por la magia que desprendía ser la mujer de un genio. Era una mujer fiel y unicamente rompía los votos matrimoniales en presencia de su marido.

El la despreciaba y cuando se dejó seducir por la dangerous no tuvo el menor pudor en pasearla por la prensa rosa. Ella tuvo que enterarse del divorcio por los invitados de la noche en que el no quiso leer sus textos. Los invitados fueron implacables el genio no está nosotros nos vamos, casi lo agradeció, al fin era libre...

martes, 3 de agosto de 2010

that's the diference....

Cuál es la diferencia entre ohhh qué chico más atento y arggg, me siento acosada!!!!

en mi caso son unas 20 llamadas desde que decidí dejar de contestar el teléfono. Las chicas solteras sólo guardamos los teléfonos de los chicos con los que no queremos hablar, bueno ya conocéis mis problemas con los sms de borrachuza. A lo que iba guardamos los teléfonos de los chicos de los cuales no queremos saber nada para simplemente saber quien llama y no descolgar el teléfono, los chicos que nos gustan pero que ya somos parte de su pasado los borramos para intentar con bastante esfuerzo eso mismo, seguir formando parte de su pasado y no su presente cercano cuando estamos bebidas y tenemos berborrea táctil.

Lo conocí el viernes, hablamos y parecía normal, le dejé mi teléfono, el sábado a las 08:20 recibí su primer sms, pensé... uff que ansioso.... a las 11:50h recibí una llamada suya y quedamos en tal vez hablar por la tarde noche, cosa extraña me despisté mi dejé mi tel en la bolsa de playa de una amiga, al recuperarlo tenía15 llamadas perdidas!!!!! tras un sms de por favor olvidate de mí, sigue insistiendo.

Jamás lograré entender a los hombres....

please forget me.

lunes, 2 de agosto de 2010

Sonría por favor

Hoy mirando las 2500 fotos que tengo me he dado cuenta que río en el 90% de ellas, a veces quedo bien, a veces no, pero como tampoco es algo que me moleste en demasía las tengo todas bastante a la vista.

Hoy hablaba con una amiga que tb es de carácter alegre y comentábamos que en realidad el preocuparse y ponerse triste no sirve de mucho en esta vida, si te tiene que pasar algo malo te pasará te preocupes o no. Y que mejor que una sonrisa para afrontar un problema.

La sonrisa me ha salvado de muchas situaciones complicadas, ya sean laborales, ya sean en mi vida personal.

Cuando nos acercamos a preguntar algo con una sonrisa normalmente nos atienden mejor. Aunque por otra parte estoy pensando que en algunos trabajos lo tendría bastante mal con lo de la sonrisa.

No podría ser gerente de una funeraria, entre mi sonrisa y mis chistes malos creo que el difunto cogería el ataúd y saldría corriendo, mientras los familiares dolidos me abofetearían.

Pues no sé que más trabajos no necesitan una sonrisa....

SONRÍAN POR FAVOR, ES GRATIS.