lunes, 9 de agosto de 2010

DE BAJAS Y OTRAS TONTERÍAS.

Tras casi dos semanas con el aire acondicionado a unos 15 grados y haber cogido el peor catarro de agosto, hoy he decidido ser práctica, he puesto un calefactor debajo de mi mesa en el trabajo. Con medidas absurdas el ser humano tiene que utilizar su ingenio el absurdo también.

Al fin la razón ha bajado a la planta baja de mi edificio en forma de jefe supremo, a veces los adultos somos peores que niños de teta, incapaces de vivir en sociedad, si nosotras nos quejábamos de frío el de mantenimiento nos acusaba de ser premenopausica, joder que tengo 36 años y muchos óvulos rondando por mi interior, bueno papá ha puesto ordén y todas las máquinas se han puesto a 24 grados.....

Tras casi rociar a un cliente con mis producto interior bruto en forma de moco, una compañera me ha dicho que me vaya y que no vuelva hasta que esté mejor, entre la insistencia de una y lo cansada de otra, osea yo, he acabado haciendo una cola interminable en el centro médico.

Cuando llevaba una hora me he preguntado por qué sigo pagando un seguro privado si las colas son peores en la seguridad social. Mientras esperaba, he mirado el numerito que me han entregado, lo he doblado tantas veces que al final estaba hecho trizas, he recordado que en una ocasión me comentaron que eso era deseo sexual, al final, creo que son más nervios que ganas de follar, ya que desde que estoy en baja forma pulmonar no tengo ganas de nada. Tras una hora y media ha sonado mi turno, he entrado con mi vestido, ostras no había hablado de mi vestido estilo vintage que llevaba puesto hoy, le verdad es que iba mona hoy, eso sí con cara de estar muriéndome....

El médico me ha preguntado que qué tal estaba, yo le he contestado que muy bien gracias, a lo que me ha dicho entonces que hace aquí una niña tan guapa como tu. (de verdad que les pasa a los hombres, yo sigo siendo la misma de siempre....) me ha pedido que me quite capas de ropa para escuchar mis pulmones, no recuerdo que gracia ha dicho sólo que me ha dado un ataque de risa y han salido todos los demonios pulmonares. Al final casi me ha sacado la talla de sujetador, a lo tonto, me ha asegurado que seguro que tenía a alguien que me cuidaría bien yo le he contestado que sí, mi gato, bla, bla, bla, soy divorciada, bla, bla, bla, tomamos un café, bla, bla, bla, mejor cuando esté recuperada, bla, bla, bla.

Estoy en estado de shock y muy medicada. tengo unas ganas de estar buena!!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario