sábado, 17 de diciembre de 2011

De nada.

De verdad, no lo intentes más, en realidad te estoy haciendo un favor. Piensa un poco ahora estamos un poco bebidos, te voy a ahorrar la extraña sensación de despertar junto a una desconocida, ese momento en el que tienes la obligación de decir: qué tal has dormido?, cuando en realidad lo único que quieres es hacer un agujero y meter la cabeza dentro. También te ahorraré la despedida en la que por no quedar mal me dirás que me llamarás, cuando finjas que coges mi phone (seamos realistas no tienes ni idea de como funciona tu iphone), piensa que si no te vas conmigo ganaras mucho, además podrás experimentar con tu mano.

él: yo no creo que piense nada de eso bonita.

Yo: supongo, pero, en realidad, yo no voy tan bebida y aún es demasiado pronto para decirle que sí a alguien como tu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario