domingo, 16 de noviembre de 2014

Malos caminos

Me dejé seducir por los cantos de sirena y la promesa de un futuro mejor. El futuro mejor se ha convertido en un presente de más de lo mismo. Cuando era pequeña mis padres que eran muy de discutir me hicieron tomar la determinación de irme de casa. Contaría yo con la tierna edad de unos 6 años, tranquilos ya se que resulta imposible emanciparse a los 6 años. Busqué repatriación por razones justificadas en casa de mi abuela. Esta situación resultaba inconcebible para mi familia por lo que hiceron una campaña mucho mejor que la que el mejor político del mundo. Me prometieron un mundo mejor, tranquilidad y un poni, es mentira, me prometiron una vida familiar mejor, habría dado mi reino si mi abuela hubiera luchado por mi custodia, pero me dejé seducir por los cantos de sirena y mi mundo continuo igual que antes de mi emancipación, hasta que finalmente mis padres se separaron. Corría el año de 1981, porl o que pasé de ser una niña con problemas en casa a ser una paria social. Mis hermanos y yo éramos los únicos con padres separados en el cole. Es curioso como han cambiado las cosas con los años, ahora es tan habitual que los padres estén divorciados y lo raro es encontrar niños con padres que se aman o viven la farsa del matrimonio por pereza a enfrentarse al mundo en solitario. Ahora ellos son los señalados con el dedo. La segunda seducción por los cantos de sirena me llegó este verano. Bueno el hombre es el único ser que tiene capacidad de tropezar todas las veces que hagan falta en la misma piedra. Es que coges a un ratón y le poner una piedra en el camino y sí, una vez se caerá, pero no volverá a hacerlo, aprende la lección. Y yo como la una más de los humanos, aquí estoy dandome trompazos tan a menudo que en realidad me sorprende que me moleste tanto, debería tener cayo por los tropiezos. Aprenderé algún día a tomar buenas elecciones? Como siempre publico lo que vomito y no corrigo, además tampoco tengo demasiados lectores, pero los que estáis gracias por estar y apoyarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario